08 septiembre 2015

Y hace una semana: Tokio Hotel regresa a México y el sueño adolescente continúa

El esperado reencuentro entre Tokio Hotel y sus apasionados seguidores mexicanos sucedió anoche en el Pepsi Center. Pasaron poco más de cuatro años para que los alemanes regresaran al país y como parte de su Feel It All Tour, el grupo se presentó en la Ciudad de México para luego concluir su gira por Latinoamérica en el Auditorio Telmex en Guadalajara y la Arena Monterrey en Nuevo León. La banda mexicana Allison se encargó de abrir el concierto del cuarteto que lidera Bill Kaulitz. Una fiesta la que se vivió anoche entre globos luminosos, atuendos neón y los temas clásicos de Tokio Hotel.

Tokio Hotel en México: cuando ser fan no tiene fecha de vencimiento

¿Cuánto tiempo dura la euforia después de tener a Tokio Hotel de vuelta en México? quizá nada, tal vez toda la vida; así lo dejaron ver los apasionados fans del grupo, que, puntuales y con las condiciones climáticas en contra, esperaron impacientes hasta que la noche cayó y abarrotaron el Pepsi Center. La última vez que el grupo tocó en el país fue en 2010, año con el que Welcome to the Humanoid City consagró el lugar que el cuarteto tenía entre el público mexicano.

Esta vez con el Feel It All Tour, Bill, Tom, Georg y Gustav se reunirían con sus seguidores más fieles en una fecha bastante importante; el cumpleaños de los gemelos Kaulitz. Antecediendo esto, los mexicanos de la banda de rock Allison fueron los encargados de encender los ánimos del lugar durante media hora donde “Frágil”, “Memorama”, “Algo que decir” sonaron, por mencionar algunos temas que el grupo interpretó. Para las 21:30 horas la banda salía de escena con algunas palabras para dar paso a los estelares de la noche.


“Gracias, México. Ustedes son lo mejor, estamos muy felices de ser los invitados de Tokio Hotel, así es que esta noche hagámoslo especial y demostremos que son los mejores”


Una manta tendida de extremo a extremo del escenario servía como pantalla para proyectar algunos efectos luminosos previos a la entrada de Tokio Hotel. “We Found Us” inauguró la noche con la interpretación de Bill Kaulitz vestido en un traje dorado con una corona que lo volvía el rey del recinto.

Diversos temas de la carrera del grupo sonaron durante la noche que se volvía una completa fiesta. Los matices de Kings of Suburbia llegaron al recinto que retumbó con “Louder Than love” que inició con una introducción de tambores a cargo de Georg y Tom. Los seguidores del cuarteto alumbraban el lugar con luces neón y globos que prendieron para acompañar a Bill Kaulitz en “Invaded”, tema que fue entonado por los nostálgicos y eufóricos fans que gritaban una vez más.

El show de luces que traía Tokio Hotel contó además con extravagantes cambios de vestuario que Bill Kaulitz lucía mientras improvisaba movimientos al ritmo de los beats. Una de las canciones más esperadas fue “Run, Run, Run” que con tonos melancólicos fue entonada con devoción por los presentes que no dejaron sólo a su “rey” en toda la noche. La época de Zimmer 483 inundó el lugar cuando “Rescue Me” sonó en la magnifica voz de Kaulitz. La noche seguía con la gama de sonidos propios del estilo de Tokio Hotel.


“Venga México, muchas gracias. Esta ciudad es muy especial para nosotros, nos emociona mucho estar aquí y más porque hoy es nuestro cumpleaños”, enunció Bill


“Masquerade” puso a saltar a los “Aliens” que volvieron el Pepsi Center en una pista de baile. Probablemente el recinto era el lugar con más energía de la ciudad, o al menos así se sentía el ambiente y Tokio Hotel trabajaba en mantenerlo. Siguió “Love who loves you back” y “Monsoon” que se coreaba cual himno entre los seguidores. Una pequeña intervención por parte de Gustav Schafer con un sombrero de “charro” conmocionó a los fans que cantaron “Happy Birthday” a los hermanos Kaulitz que celebraban su aniversario veintiséis. El concierto se encontraba en sus últimos instantes y “Great Day” lo anunciaba.

Así, luego de una emocionante interpretación de este tema que cerró el Feel It All Tour en la ciudad, el grupo salió del escenario entre un estridente mar de aplausos que puso el fin a la velada luminosa y consagró el eterno romance entre el grupo y los mexicanos; ambos rendidos y unidos por la música

http://revistakuadro.com/wp-content/uploads/2015/09/PaoArriaga-TokioHotel-9.jpg